9.10.14

Como te digo que me traes de cabeza sin provocar un suicidio colectivo.

 Que habrás roto más corazones que yo platos y decidiste que el mio lo dejarías impoluto, sin un rasguño. Que no oigo todo lo que me gustaría y tampoco te digo todo lo que quisiera pero me puede más el orgullo que tu encanto, al menos hoy.

Me asfixias y nunca fue tan dulce.

 Me cuelgo de ti y de tu cama, nunca saldría de allí aunque me quites el sueño, porque allí dentro los orgasmos tiemblan. Tu guitarra y los silencios van acompañados de sonrisas y dudas que asfixian, solo respiro cuando decido mirar... o cuando decides mirar.

No me dejes escribir un final...

...porque sería un desastre emocional. Te miento cuando te digo que no hay dudas ni miedos, te miento amor, están colgados en estas cuatro paredes blancas y frías. Pero me resisto a ellas porque en tus brazos aún es primavera. Insultamos al invierno en cada gemido, supongo que ahora, como cada noche después de esa, el frío vuelve en defensa propia.

¡Dime cuál es tu bandera!

No se como sería antes tu país, ni cual sería su reina, pero ahora la corona ... está en el suelo.


by Eleonor Almanzor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario