16.9.14

Nunca nadie me ha cazado como lo has hecho tú.

No te escondiste, ni fuiste sigiloso, también es verdad que yo me dejé ver. Me vi correr como no lo había hecho en mi vida y aún así siempre encontrabas un atajo para alcanzarme. Daba miedo.

¡PARA!

Frené en seco y decidí observar aunque fuera detrás del árbol mas grande del bosque por si atacabas, que no me alcanzara la bala, que no sintiera el dolor, quizás solo el roce. Tú estabas quieto y cansado. Pero decidiste esperar, yo seguía observando ese azul cielo. Quizás un paso no me haga daño, a lo mejor dos es atrevido y tres es hablar de más pero tenía curiosidad, la especie es la misma y decides perseguirme a mi.

AZUL

Que dicen que el azul es tranquilidad y protección y yo solo vi caos. Así que me puse a tu altura y observé, quería ver lo que tu veías, verme reflejada pero estaba demasiado lejos. Pero tu ya no me observabas de algún modo me admirabas como si fuera alguna obra de Dalí donde pasa el tiempo y no pasa nada y yo seguía sin entender.

"PRECIOSA"

Es lo único que dices antes de dar otro paso y no se en que lo ves, si en mis ojos llenos de miedos, en mi boca llena de preguntas o en mi pelo despeinado de dudas.

Quizás me quede porque no dejarás que me marche...¿ o si?.


by Eleonor Almanzor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario