14.2.14

No necesito demasiado ¿sabes?, no necesito que me jures amor eterno, ni que cuando me cabree vayas corriendo detrás de mí, ni flores, no necesito que me digas te quiero antes de acostarnos, tampoco que afiances nada conmigo, no quiero hipotecar esto, porque seguramente terminaríamos desahuciados. No quiero discutir contigo sobre gustos musicales, ni que grupo es mejor para perdernos en la cama, porque uno dirá Muse y otro The Hives y no quiero malgastar minutos en eso, deja lo que esté puesto. Tampoco quiero que juguemos sucio en un sitio que no sea la cama.  Hace demasiado frío aquí y lo único que entrará frío en mi cama serán nuestros pies. 
 Apunta, empiezo a necesitarte un par de veces al día en mi cama.





Texto: Leonor Almanzor.
Fotografía: Vía tumblr






1 comentario:

  1. A veces, simplemente hace falta eso. La complicidad de dos cuerpos y una mirada semidesnuda.

    ResponderEliminar